//
you're reading...
Sefardi-Jewish Topics

La Necrópolis Judía de Lucena (Córdoba)

Lucena  es conocida como Ciudad de las Tres Culturas (judía, musulmana y cristiana) o como Perla de Sefarad por los judíos de la Edad Media.

A Manuel Bermúdez Vázquez (Universidad de Córdoba), nacido en Lucena, autor de “Intuiciones de criptojudaísmo en el Quod nihil scitur de Francisco Sánchez”.

1.- Lucena

Lucena es una ciudad de la provincia de Córdoba, Andalucía. Su nombre proviene de Eli ossana (del hebreo אלי הושענא Dios nos salve), nombre con el cual fue llamada originalmente por los judíos, mientras que los musulmanes la denominaban اليشانة al-Yussana.

Es conocida como Ciudad de las Tres Culturas (judía, musulmana y cristiana) o como Perla de Sefarad por los judíos de la Edad Media. Visitando Lucena hoy dia.

Su papel en la primera época musulmana es importantísimo por ser núcleo principal de la población judía en Al-Ándalus. De hecho, Lucena estuvo habitada exclusivamente por judíos entre los siglos IX y XII y su contribución a la cultura ha sido primordial. Estuvo en ella una importante escuela universitaria judía, muchos de cuyos sabios viajarían más tarde a Toledo a fundar la Escuela de traductores.

De la época judía queda un elenco de pequeñas y estrechas calles en el centro de la localidad, alrededor de la antigua sinagoga, llamada la Judería (siglos IX al XI). En 1148 la “Ciudad de los Judíos” fue invadida y arrasada por los almohades ante la negativa de aquéllos de convertirse al Islam. Los supervivientes se dirigieron hacia el norte encontrando en Toledo la tolerancia necesaria para erigir otra comunidad donde la cultura judía pudo desarrollarse en gran manera.

El poeta judío Abraham ben Meir ibn Ezra cantó en estas lamentaciones o qinoth, la terrible ruina de Lucena y la destrucción de las aljamas judías andalusíes provocadas por los almohades:

“Mis ojos… lloran… por la ciudad de Lucena… Cómo quedó abandonada Córdoba… No queda un solo judío ni en Jaén ni en Almería. Tampoco queda vida (judía) en Mallorca ni en Málaga. Los residuos judíos son duramente abatidos…”

“El llanto de mis ojos, como llanto de avestruz, es por la ciudad de Eliossana; libre de tachas, aparte allí moró la cautiva comunidad, sin cesar hasta cumplir la fecha de mil setenta años; pero vino su día, huyó de su gente y ella quedó como viuda, huérfana de Ley, sin Escritura, sellada la Mishná, el Talmud estéril se tornó y todo su esplendor perdió…”

Luego de ser una ciudad judía y posteriormente islámica, Lucena fue ganada para la cristiandad por Fernando III de Castilla en 1240.

2.- La presencia de Lucena en los documentos hallados en la Genizá de El Cairo

La palabra genizá se deriva de la raíz original hebrea que significa “esconder, cubrir, enterrar, almacenar“, cuyo significado evolucionó hacia el sentido más técnico de “retirar de circulación un objeto que en alguna ocasión se ha considerado sagrado, pero que en ese momento resulta inadecuado para el uso ritual”.

La genizá era un depósito que tenían las sinagogas dedicado a almacenar los manuscritos que quedaban en desuso. Esto no se efectuaba con el fin de conservarlos, sino de evitar que cualquier escrito que contenga el nombre divino fuese tratado de manera indigna. Cuando la genizá se llenaba, se retiraba el material, se lo quemaba y enterraba. En El Cairo se encontró en el siglo XIX una genizá con gran cantidad de manuscritos que fueron olvidados, y que han contribuido muchísimo a los investigadores por tener material de fechas bastante tempranas.

La existencia de la Genizá de El Cairo era conocida desde antiguo en ciertos círculos académicos, pero tan solo en el siglo XIX intelectuales y tratantes de antigüedades consiguieron persuadir a los encargados de la sinagoga para que permitiesen la extracción de ciertos materiales. Fue por esta época cuando fragmentos de la genizá empezaron a aparecer en diversos lugares como San Petersburgo, Jerusalén, Londres, Oxford y Filadelfia. La biblioteca de la Universidad de Cambridge también adquirió sus primeros fragmentos en esta época, concretamente en 1891.

El profesor de la Universidad de Tel-Aviv, Yosef Rivlin, ha rastreado la presencia de Lucena en los documentos encontrados en la Genizá de El Cairo, de los que a su juicio se deduce el importante papel de la comunidad judía en el siglo XI. Esta genizá, a diferencia de otros casos en los que los documentos eran enterrados, permaneció tapiada en la sinagoga de Ben Ezra y fue descubierta a principios del siglo XIX, legando a la investigación centenares de miles de documentos de todo tipo, entre ellos un cuerpo documental de 31 páginas, con 45 documentos en hebreo y tres en arameo redactados en Lucena y descubierto por Rivlin, que permite descubrir las fuentes de los textos y de la argumentación halájica vigente en la ciudad y los lazos que la comunidad tenía con la academia de Sura, en Babilonia, así como la vida del municipio, sus calles y mercados, el carácter de las transacciones comerciales que se realizaban, los contratos matrimoniales y las demandas de divorcio o las profesiones.

Según Rivlin, en pleno período del dominio musulmán, Lucena fue célebre por ser “una ciudad enteramente judía” y, según la tradición, fue fundada por judíos. Algunas famosas familias sostenían que su asentamiento en Lucena remontaba ya a la época de Nabucodonosor.

Hasta el siglo XII, Lucena fue centro cultural del judaísmo en Al-Andalus. Natronay Gaón escribió en el año 853 “que Alisana (nombre árabe de Lucena) era un lugar judío sin gentil alguno”.

Rivlin expuso que Isaac Abravanel relacionaba el nombre de la ciudad con la ciudad bíblica de Luz. Este teólogo, comentarista bíblico y empresario judío fue el padre del conocido filósofo León Hebreo (Judá Abravanel). Abravanel padre se negó a convertirse cuando el Edicto de Granada (31 de marzo de 1492) dispuso la expulsión de los judíos. Obligado a salir de España, aunque conservando su fortuna, se instaló en el reino de Nápoles. Cuando el reino fue invadido por Carlos VIII de Francia (1495), Abravanel debió exiliarse a Sicilia. Posteriormente residió en Corfú, en la ciudad de Monopoli, en el norte de África, y por último en Venecia, donde falleció en 1508.

3.- La necrópolis judía de Lucena ( video)

El descubrimiento en el año 2007 de un sector de una necrópolis hebrea del siglo XI con motivo de la construcción del tramo de la Ronda Sur entre el Calvario y la carretera que accede al Santuario de Nuestra Señora de Araceli, hizo posible la excavación de unas 346 tumbas, constituyendo un hito, por la novedad de sus aportaciones, en el estudio de las necrópolis judías del período andalusí califal y postcalifal (siglos X-XI). Los trabajos arqueológicos se iniciaron el 31 de enero y concluyeron el 25 de junio de 2007.

La necrópolis judía de Lucena es una de las más importantes de España. Sus 346 tumbas nos dan una idea de la importancia que tuvo la judería lucentina en su época. Gracias a la labor llevada a cabo en distintos trabajos de recuperación de la necrópolis han podido conservarse en un óptimo estado los restos de 116 tumbas.

En dicha necrópolis se encontró una lápida funeraria judía, la segunda lápida judía aparecida en la provincia de Córdoba. La primera lápida judía hallada en la provincia de Córdoba también apareció en Lucena, en los años 50 del pasado siglo y fuera de un contexto arqueológico.

La investigación referida a la datación de la lápida y de la necrópolis en la que se halló, dirigida por la doctora Elena Villafranca Sánchez, ha dado como resultado un reducido período de ocupación de la parte del cementerio donde estaba la lápida, que sitúan las muestras entre los años 1000 y 1050, con un margen de error arriba o abajo de unos 60 años, en pleno período altomedieval.

Las dataciones realizadas, de las primeras que han aplicado un método radioactivo para un yacimiento de estas características y la primera de este tipo que se efectúa en Lucena, demuestran la importancia que tuvo dicha localidad del Sur de la provincia cordobesa en este período del final del Califato de Córdoba e inicio del período de los llamados reinos de taifas.

4.- Personajes judíos ilustres de Lucena

Isaac ibn Ghiyyat (1038 – 1089), destacado rabino, intérprete de la Biblia, filósofo y poeta.

Isaac Alfasi (Isaac ben Jacob Alfasi) nació en 1013 cerca de Fez, Marruecos, y falleció en Lucena en 1103. Pasó la mayor parte de su vida en Fez, pero en 1088 se vio obligado a huir a España, donde dirigió la comunidad judía de Lucena y fundó una reputada academia talmúdica, provocando un renacimiento del estudio talmúdico en España.

Joseph ibn Migash (1077 – 1141), ilustre rabino, decano de la Yeshivá y exégeta de la Halajá, nació en Sevilla y se trasladó a Lucena a la edad de 12 años para estudiar bajo la dirección Isaac Alfasi.

Mair ibn Joseph (siglo XII) fue el último rabino de Lucena e impartió sus enseñanzas talmúdicas en Narbona, en el sur de Francia.

Rabino destacando la relevancia historia de Lucena

Judíos de España y Portugal – Page 281 –

About Anni Orekh

Anni Orekh (which translated from Hebrew means: I m an editor (Publisher) it is the online pen-name of author and Managing Director of MD Enterprises.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Archives

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 112 other followers

Categories

Blog Stats

  • 687,454 hits

Sefardi Tree

%d bloggers like this: