//
you're reading...
Authentic Jewish Spiritual Beliefs, Biblical Judaism

Un verdadero discipulo: Pablo Vs Nachman (2)

Pablo de Tarso (Saulo)

Saulo nació en Tarso de Cilicia (hoy Turquia), centro de cultura y saber griegos (Hch. 21:39), de una familia judía de la tribu de Benjamín (Ro. 11:1; Fil 3:5) . Según la costumbre judía, desde los cinco años debió de aprender a leer en la Biblia hebrea. Desde su juventud, Pablo aprendió igualmente la lengua griega, que era la corriente en Tarso. Por razón de su educación farisea.

Aunque criado en una ortodoxia rigurosa, mientras vivía en su hogar de Tarso estuvo bajo la influencia liberal de los helenistas, es decir de la cultura griega que en ese tiempo había penetrado todos los niveles de la sociedad en el Asia Menor. Se formó en las tradiciones y culturas judaicas, romanas y griegas.

Pablo estudio en  la escuela de Gamaliel, de denominación fariseo, mencionando esto último como algo de lo el se sentía orgulloso (Fil 3:5). Además de estudiar la ley y los profetas, allí aprendió un oficio como era la costumbre.  El punto principal de su mensaje era que los no-judios o paganos no tienen necesidad de circuncidarse al igual que los judíos (1Cor 3:2), de hecho una buena parte de sus enseñanzas es un énfasis a los no-judios o paganos  para que comprendan que su salvación no depende de copiar estrictamente  los rituales judíos; sino que tanto judíos como no judios, en última estancia, son salvos por gracia Divina [claro que la gracia Divina se aplica por medio de la Fe (fidelidad)].

Fue el pionero en comprender que el mensaje de salvación de Yeshua  que comenzaba en Israel, se expandía a toda criatura independientemente de su origen. Para Saulo (en hebreo: Shaúl) los seguidores no-judios  de Yeshua   no deben seguir  todos los mandamientos de la Torá (ley) que son exclusivos al pueblo de Israel. Y así queda establecido en el Concilio de Jerusalén (Gal 2:7-9), que los no judios sólo deben guardar los preceptos de los gentiles (comúnmente conocidos en el judaísmo como: preceptos noájidas; Hch 21:25; Talmud, Sanedrín 56a y b).

Pablo fue siempre profundamente religioso, tanto antes como después de  seguir al Mesias. Antes de la eso vivía conforme a la ley y a la esperanza de su pueblo (Hch 24,14-15; 22,3; 26,6-7), identificado con el ideal de la religión de sus padres. En la práctica de la religión él seguía al grupo más observante, el grupo de los fariseos (Hch 26,5). El mismo confiesa que era irreprensible en la más estricta observancia de la ley (Flp 3,6). Pablo era un hombre con un gran celo (Flp 3,6; Hch 22,3), “celo por las tradiciones paternas” (Gál 1,14). Para defender la traición de los padres llegó a perseguir a los cristianos (Hch 26,9; 22,4; Gál 1,13).

Muchas de sus enseñanzas, al ser dirigidas a un pueblo no-judio  eran mal entendidas y mal interpretadas (2P 3:15-16). Algunos judíos por un lado interpretaron que Pablo enseñaba a abandonar la Torá de Moisés (Hch 21:28; Hch 21:21), lo cual no era cierto, y él mismo lo tuvo que desmentir (Hch 25:8; Hch 21:24,26). Por otro lado, había no-judios  que interpretaban que la salvación por gracia les permitía pecar, y también lo tuvo que desmentir (Rom 6:15).

Se atribuyen a Pablo trece cartas o epístolas, llamadas comúnmente “las Epístolas paulinas”, a saber:

Romanos.
Primera a los Corintios.
Segunda a los Corintios.
A los Gálatas.
A los Efesios.
A los Filipenses.
A los Colosenses.
Primera a los Tesalonicenses.
Segunda a los Tesalonicenses.
Primera a Timoteo.
Segunda a Timoteo.
A Tito.
A Filemón.

De estas 13 epístolas, existe consenso en que las 7 señaladas en negrita son auténticamente paulinas. Respecto a la Epístola a los Hebreos, los eruditos críticos (no cristianos) y la Iglesia Católica están de acuerdo en que no es de autoría paulina, lo que no es obstáculo para que tanto la Iglesia Católica como las Protestantes la consideren un texto válido y la incluyan en el canon bíblico.

Del resto, no existe acuerdo sobre si son de autoría paulina o han sido escritas por colaboradores o discípulos de Pablo. Según Antonio Piñero, en su libro “Guía para entender el Nuevo Testamento”, una mayoría (que no unanimidad) de estudiosos cree que no son paulinas las epístolas a Timoteo y a Tito (las llamadas epístolas pastorales), mientras que sobre las epístolas a los Colosenses, Efesios y Segunda a los Tesalonicenses las opiniones están más divididas.

La vida de Pablo tiene cuatro períodos bien distintos. El primero cuenta desde el nacimiento hasta los 28 años de edad. Es el período anterior a  unirse al movimiento de Yeshua, durante el cual vive como israelita fiel y observante. El segundo va desde la  union al movimiento  a los 28 años hasta el envío a la misión a los 41. Período poco conocido. (13 años de “silencio”) El tercero corre de los 41 años a los 53. Es el período de los viajes misioneros. El último va desde los 53 hasta su muerte a los 63 años de edad. Es el período de las prisiones y de la organización de las comunidades.

Aunque son diferentes, estos cuatro períodos tienen algo en común: se trata siempre del mismo Pablo, de la fe en el mismo Dios, de la pertenencia al mismo pueblo de Dios y de la misma voluntad de ser fiel a Dios y a su alianza y de llegar a la justicia y la paz con Dios.

Roma, capital del imperio.  A la comunidad judia de allí le escribe Pablo una carta desde Corinto. En ella pasó Pablo dos períodos prisionero predicando el evangelio, hasta su martirio en el año 67.

La gran novedad que marcó la vida de Pablo fue su experiencia del Mesias resucitado en el camino de Damasco: experiencia profundamente personal y, al mismo tiempo, esencialmente comunitaria, pues ella sólo se manifestó con claridad en el momento en que Ananías impuso las manos a Pablo y lo acogió en la comunidad, diciéndole: “¡Pablo, hermano mío!” (Hch 9,17).

La experiencia en el camino a Damasco fue como un diamante tallado que recibe la luz del sol. A través de sus muchas caras fracciona la luz en múltiples colores y revela así las diferentes cualidades. A la luz  del sol es Dios el que se hace presente en la vida de Pablo. El diamante es la experiencia de  Yeshua, como Mesias resucitado. Sus innumerables facetas refractan la luz y en ella se revelan las infinitas cualidades: experiencia de fidelidad de Dios (2 Cor 1,20); experiencia de victoria sobre la muerte (Col 2, 12-13; Ef 1,19-20; Rom 6,1-4); experiencia de la propia nada (Rom 7,24); experiencia de la propia vocación y misión (Gál 1,15-16); experiencia de pasión, muerte y resurrección del Mesias  (Flp 3,10-11); experiencia de su pertenencia al pueblo (Rom 9,1-5); identificación mística con el Mesias (Gál 2,20); experiencia profunda del amor gratuito  de Dios (Rom 8,31-39)… Vale la pena hacer una exploración y clasificar todos los aspectos de la experiencia de Dios en Cristo vivida por Pablo

Rabi Najman de Breslov

El bisnieto del Baal Shem Tov, Rabi Najman de Breslov (a veces llamado Bratzlav, Breslau o Bratislava) fue uno de los más creativo, influyente y profundo de los maestros jasídicos y el fundador de la secta jasídica Breslover.  Breslov es una ciudad en Ucrania, donde el rabino Nachman pasó  hasta el final de su vida.”

Desde su juventud, siguió un camino de ascestisismo y  oración, aunque advirtió a sus seguidores que no  abusen  físicamente. Hizo hincapié en vivir la vida con alegría y felicidad. Uno de sus más conocidas frases es: “Es una gran mitzvá para ser feliz.”

Era una persona apasionada, dado a los vaivenes de las emociones intensas. Estos se puso hacia el servicio de Dios, y hablaba a menudo de cómo encontrar a Dios incluso en los estados bajos de ánimo.

Central de sus enseñanzas es el papel del tzadik, que tiene el poder para descender a las tinieblas para redimir a las almas perdidas, el camino de la oración como la principal expresión de la vida religiosa. Su obra principal es Likutey Moharán, compuesta en parte por él mismo, en parte por su principal discípulo, el rabino Nossan Sternhartz. El libro es una colección de sermones pronunciados por el rabino Nachman, teniendo en cuenta sobre todo en las vacaciones, cuando se reunieron sus jasidim.

Las lecciones son largos y complejos, con maestría sobre la base de todo el cuerpo del Talmud, la literatura Midrash y la cabalá. Las ideas están conectadas por una comprensión poética e intuitiva de los textos. Además, el rabino Nachman escribió trece “cuentos” – historias míticas de los reyes magos y sobre la base de pensamiento cabalístico y capturar la esencia de las enseñanzas de Rabí Nachman. Estos cuentos se sabe que han influido en autores posteriores como Franz Kafka.

El rabino Nachman murió de tuberculosis a la edad de 38 años. A pesar de que nunca hubo otro “Breslov Rebe” para ocupar su lugar, el misterio y la profundidad de sus enseñanzas siguen atrayendo a los estudiantes de hoy, y Breslover jasidismo es uno de los grupos más grandes y más vibrante de jasídicos.

About Anni Orekh

Anni Orekh (which translated from Hebrew means: I m an editor (Publisher) it is the online pen-name of author and Managing Director of MD Enterprises.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Archives

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 111 other followers

Categories

Blog Stats

  • 683,616 hits

Sefardi Tree

%d bloggers like this: