//
you're reading...
Sephardic and Crypto-Jewish identity, Sephardic conversos, Sephardim and Sephardica, Sephardim Communities

“Sefardita” o “Sepharad”

Sefardita es una palabra que aparece desde la antigüedad entre los judíos del viejo Templo, y se usaba para referirse a “Sepharad” que no es más que la península de Iberia en España. Abarcaba de manera indivisa Portugal y España

En  la Biblia en el Libro de Abdias se refiere a ella como a Tarsis (tartesos) y “Sarphat” (Francia).

En tiempos bíblicos “Sepharad” era la indicación para los judíos de los países de ultramar del oeste colonizados por los Fenicios. Jonatán dijo en el “Targum” que muchos refugiados de Jerusalén fueron a vivir a las ciudades de Iberia. La literatura bíblica judía identifica a “Sepharad” con Portugal y España. “Sepharad” significa una persona judía nacida en España y Portugal.

La intolerancia religiosa que vivió España y que culminó con la expulsión de judíos y árabes, en 1492 por parte de los Reyes Católicos marcaría un ante y un después en la historia de esos dos pueblos.

En el marco de terror impuesto por La Inquisición Española, entre los judíos aparece el converso. Un nuevo y fascinante retrato emergió de los descendientes de estos judíos secretos  que disfrazados de católicos o protestantes   guardaron vivas las tradiciones clara manifestación de sus orígenes judíos.

En la actualidad muchas familias celebran el Encendido de las Velas los viernes por la noche, circuncidan a sus hijos  recién nacidos, comen pan delgado en la Pascua o Semana Santa, se acostumbraron a comer una variación de los panes ácimos o Matzo, pan sin levadura, conocido como tortilla o arepas, hechas de maíz molido, usan nombres bíblicos, y mantienen las tradiciones familiares de no comer cerdo o puerco.

La estirpe de los judíos sefarditas de la Península Ibérica hablaron y aùn lo hacen en algunas zonas, un dialecto judeo-español y escrito en caracteres hebreos, llamado “ladino”.

En España y Portugal , durante la Edad Media, cristianos. árabes y judíos convivieron y colaboraron amistosamente, pero nunca hubo una completa fusión racial, religiosa ni cultural. Las leyes judías prohibían los matrimonios mixtos. También estuvieron prohibidos por leyes cristianas desde el Concilio de Elvira en 306. Sin embargo, las leyes no se aplicaban estrictamente. Las persecuciones antisemitas durante la época visigoda inclinaron a los judíos españoles a aliarse con los invasores musulmanes, a los que consideraron como libertadores. Los árabes premiaron esta colaboración asignando a las comunidades judías el control de ciertas plazas importantes. Estas comunidades se desarrollaron rápidamente y adquirieron gran prosperidad, como en Córdoba, Sevilla, Granada, Toledo. La época del Califato de Córdoba marcó el apogeo de los árabes y los judíos españoles de Andalucía.

El judío cordobés Moisés ben Maimón o Maimónides (1135-1204), llamado por algunos el Santo Tomás del Judaísmo, fue el filósofo judío más importante de la Edad Media. Su gran labor fue fundamentar el judaísmo sobre los principios de la razón. La invasión de los Almohades le obligó a huir de Córdoba, residiendo en Almería. Luego emigró a Fez, y más tarde a El Cairo, donde fue médico de sultán Saladino. Su obra maestra es la Guía de los dubitantes, donde intenta la reconciliación entre la razón y la fe religiosa. Otra luminaria judía de la Edad Media española fue el poeta Yehuda Halevi, toledano del siglo XI.

Las invasiones posteriores de los fanáticos Almohades, que trataban de purificar el Islam, persiguieron tanto a los judíos como a los cristianos. Un gran número de ellos se vieron forzados a huir a tierras cristianas. Durante la reconquista, a medida que los ejércitos cristianos avanzaban hacia el sur, los reyes concedían privilegios a los judíos, con el fin de repoblar las ciudades reconquistadas. La población judía creció, llegando a ser la más importante de Europa. Los judíos eran grandes emprendedores comerciales, médicos, recaudadores de impuestos y hasta consejeros de reyes. Servían a los grandes señores como antes habían servido a los árabes. Tuvieron un papel importante en el desarrollo de la economía y de la vida intelectual española. Un autor americano, William Thomas Walsh, calcula que a finales del siglo XIII la población judía en Castilla debía aproximarse a los cinco millones, ya que cada varón judío adulto debía pagar al año un impuesto de tres maravedises, y en 1284 se recaudaron 2.561.855.

Durante la mayor parte de la Edad Media, judíos y cristianos convivieron en paz y armonía, en contraste con el resto de Europa. Si había un lugar donde los judíos pudieran sentirse seguros, era en España.

Inglaterra y Francia habían expulsado a los judíos en los siglos XIII y XIV respectivamente por presión de las clases más elevadas de la sociedad, que temía la competencia económica de los hebreos. Parte del pueblo, resentía la riqueza y el poder que los judíos habían acumulado y que se expresaba en la usura. Se miraba con recelo el separatismo social y su orgulloso exclusivismo religioso, racial y cultural. Fue hacia finales del siglo XIV cuando en diversas localidades estallaron tumultos dirigidos contra los judíos, como en Sevilla en 1391. Los desórdenes se extendieron a otras partes de Andalucía, Castilla, Barcelona. Los reyes intervinieron en favor de los judíos, ordenando la reconstrucción de las aljamas destruídas. A pesar del orgullo y exclusivismo judío, y de las prohibiciones de las leyes, hubo muchos matrimonios mixtos entre judíos y cristianos.

Se calcula que el número de hebreos que practicaban el judaísmo en el reino de Castilla antes de la expulsión en 1492 era solamente de unas 35.000 a 40.000 familias. Entre los conversos más ilustres hay que destacar a Salomón Halevi, rabino mayor de Burgos, convertido con toda su familia al cristianismo en 1390, adoptando el nombre de Pablo de Santa María. Llegó a ser canciller de Castilla y obispo de Burgos.

El colaboracionismo de los judíos del siglo VIII con los invasores árabes fue el caldo de cultivo de la posterior expulsión pues no había desaparecido de la memoria de los españoles. A finales del siglo XV, cuando estaba a punto de consolidarse la unidad nacional, existía la creencia más o menos justificada, de que elementos judíos, por sus relaciones con los árabes del norte de Africa, representaban un peligro para el Estado.

La reina Isabel, logró la unidad nacional con la conquista de Granada y trató de forjar una unidad religiosa que disminuyera el problema político. Promulgó el edicto de expulsión para aquellos judíos que no adoptaran el cristianismo. Muchos optaron por la conversión, otros prefirieron el exilio, extendiéndose por las regiones del norte de Africa, Turquía, y los Países Bajos. Los que quedaron en España estaban ya casi completamente asimilados medio siglo después. Los que partieron, llamados sefarditas, continuaron hablando y escribiendo castellano hasta nuestros días. En fechas más recientes, muchos de los sefarditas han emigrado a Israel, donde irónicamente son considerados ciudadanos de segunda clase, pues existe una discriminación innegable de parte  de los israelíes procedentes del norte y centro de Europa, que es algo ridiculo!.

Después de la expulsión de judíos en 1492, los sefarditas se asentaron en el Norte de Africa, Italia, Egipto, Palestina, Siria, los Balkanes y el Imperio Turco.

Más tarde, estas comunidades fueron reforzadas con más refugiados provenientes de Portugal.

Otros grandes grupos se ubicaron en Holanda, las Indias Occidentales y Norteamérica.

Ellos y sus descendientes fundaron las comunidades judías de Hamburgo, Ámsterdam, Londres y Nueva Ámsterdam, mejor conocida como New York City en Estados Unidos. Al haberse trasladado a tierras más tolerantes, muchos de estos conversos abiertamente volvieron al judaísmo.

DESCUBRIMIENTO” DE AMERICA LATINA

La llegada de Cristóbal Colón y el descubrimiento de América  fue una fuente de controversias entre los especialistas y la contribución de judíos y conversos al descubrimiento de América parece haber sido de suma trascendencia.

Historiadores como Salvador de sostienen que los Colombo descendían de judíos mallorquines (xuetas o chuetas) establecidos en Génova en el siglo y que Cristóbal Colón era un converso.

Cuando el almirante llegó a Portugal se casó con Felipa Moniz, cristiana nueva de origen judío. En Portugal, Colón obtiene ayuda de los judíos de alli  para su proyecto, así como apoyo científico a través de mapas, tablas de astronomía y los trabajos de Abraham Zacuto.

En Castilla es ayudado por el duque de Medinaceli, nieto de una judía. En la corte le ayudaron también Abraham Senior y Ashaq Abravadel, colaboradores de la reina, y en su favor intervinieron los conversos Juan Cabrero, Alfonso de la Caballería y Luis de Santángel.

Este último adelantó 70.000 ducados para financiar la empresa.Entre los tripulantes de las naves figuran un intérprete de hebreo y varios hombres de origen judío. Entre los 120 navegantes del primer viaje no había ningún sacerdote católico.

Es importante la historia de Colón y del marinero morisco Rodrigo de Triana.

Rodrigo de Triana fue un marinero de origen musulmán, miembro integrante del primer viaje americano de Cristóbal Colón. Su verdadero nombre era Juan Rodríguez Bermejo, un morisco procedente de Los Molinos en Sevilla. Formó parte de la tripulación del primer viaje de Colón a América, y pasó a la historia por ser el primero en divisar tierra desde su puesto de vigía en La Pinta, en la madrugada del 12 de octubre de 1492.

Lo que Rodrigo avistó fue una pequeña isla del archipiélago de las Lucayas en las Bahamas. Su nombre indígena era Guanahaní y Colón la llamó San Salvador Rodrigo de Triana no pudo cobrar los 10.000 maravedíes de recompensa que habían prometido los Reyes Católicos al primero que divisara tierra, ya que Colón adujo haberla visto antes que él y se embolsó la suma.

En 1525, Rodrigo de Triana participó en la expedición del fraile dominico García Jofre de Loaisa (1480-1546) a las Molucas.

Leer un poco sobre  

About Anni Orekh

Anni Orekh (which translated from Hebrew means: I m an editor (Publisher) it is the online pen-name of author and Managing Director of MD Enterprises.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Archives

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 111 other followers

Categories

Blog Stats

  • 683,827 hits

Sefardi Tree

%d bloggers like this: