//
you're reading...
Jewish and bible articles

El Hijo del hombre es Señor aun del sábado (II)

El milagro en el estanque de Bethesda.

Juan 5:8  Yeshua le dijo: Levántate, toma tu camilla y anda. Sin embargo todo lo que veian los ‘rabinicos y dijeron’ fue “no te es licito cargar en el shabbat !!  Alguna vez se ha preguntado o fijado el porque Yeshua precisamente hacia la gran mayoria de milagros y otros actos en el Shabbat?. Estaria el “Señor del Shabbat” quebrantando las Escrituras? Aprenda aqui

Un Estudio Bíblico

Los primeros tres Evangelios son tan parecidos que la gente acusa a Mateo y a Lucas de haber tomado mucho de su contenido de Marcos, quien supuestamente escribió el suyo primero. Sin embargo, el Evangelio de Juan es diferente a todos los demás.
Para resumir brevemente:  ninguno de los escritores de los Evangelios escribió estrictamente una narración histórica. Pero entre todos, Juan parece ser el menos interesado en preservar la cronología de los eventos al haberlos colocado de manera que tengan más contraste los unos con los otros, en lugar de preservar su orden de ocurrencia. Un buen ejemplo lo encontramos en Juan 2 en donde vemos que al milagro de convertir el agua en vino, le sigue la purificación del Templo. El primero se llevó a cabo al inicio del ministerio del Señor, mientras que el último sucedió casi al final del mismo. Juan los puso uno al lado del otro para contrastar la pureza del Evangelio o las instrucciones de la Tora que Yeshua enseñó en relacion a las prácticas corruptas que se hacia de la religión Judia en esos tiempos . De todos los milagros que  Yeshua hizo, Juan escogió solamente incluir siete en su Evangelio, junto con siete afirmaciones de “Yo Soy” y siete discursos. Del ministerio total de tres años y medio del Señor, Juan se centra solamente en 21 días, dedicando 10 capítulos a la última semana del ministerio del Señor y un tercio de los 879 versículos del libro a un solo día del mismo.

Cada uno de los siete milagros en el Evangelio de Juan simbolizan también una mayor verdad y, francamente, en mi manera de pensar, un par de ellos son un poco extraños. Un buen ejemplo es la transformación del agua en vino. Pero de todos los milagros que Yeshua hizo, quizás “el más extraño” es la curación de un paralítico en el estanque de Bethesda en el capítulo 5. Este milagro en parte es el que está mas alejado del carácter del Señor. Leámoslo. (Para leer todos los siete Milagros, escriba  en este blog y digite “seven and miracles” en la casilla de búsqueda o search.

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Yeshua a Jerusalén. Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Bethesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, (que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese). Nota: Algunos manuscritos no tienen la porción entre paréntesis (como el caso de la versión Reina Valera 1960), pero el haber colocado los paréntesis, hace que lo siguiente tenga más sentido.

Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Yeshua lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?

Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.

Yeshua le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo.

Y era día de reposo aquel día. Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido sanado: Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho.

El les respondió: El que me sanó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda.

Entonces le preguntaron: ¿Quién es el que te dijo: Toma tu lecho y anda?

Y el que había sido sanado no sabía quién fuese, porque Yeshua se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar.

Después le halló Yeshua en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor. El hombre se fue, y dio aviso a los judíos, que Yeshua era el que le había sanado. (Juan 5:1-15).

¿Qué Está Sucediendo Aquí?

Un vistazo a las anomalías nos ayudará a descifrar este “extraño milagro”. Por ejemplo, usualmente luego de encontrarse con un grupo de personas, Yeshua sanaba a todos los enfermos que había entre ellos, sin tomar en cuenta Sus planes personales, como puede ver usted especificamente  en Mateo 4:23-24.

Y recorrió  Yeshua toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó. Y en Mateo 14:13-14,

Oyéndolo Yeshua, (la muerte de Juan el Bautista) se apartó de allí en una barca a un lugar desierto y apartado; y cuando la gente lo oyó, le siguió a pie desde las ciudades. Y saliendo Yeshua, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos.

Pero en el estanque de Betesda, donde el lugar estaba repleto de enfermos e inválidos y en donde con solo un ademán de su mano pudo haberlos sanado a todos, Yeshua solamente sanó a una persona. Y esa persona ni siquiera se le acercó.  Yeshuas hizo ese contacto inicial después de haber conocido algo sobre ese hombre. “¿Quieres ser sano?” le preguntó.

Segun  leemos la historia del hombre, en gran parte habia un verdadero callejón sin salida. Debido a que era paralítico no podía acercarse al estanque para ser sanado. Pero si hubiera podido acercarse al estanque, por sí mismo, no habría necesitado ser sanado. Él necesitaba que alguien lo sanara allí mismo en donde se encontraba.

Y tampoco él nunca le pidió a Yeshua que lo sanara. De hecho, él ni siquiera sabía con quién estaba hablando. El Señor dijo, “Levántate, toma tu lecho y anda”, y sin dudarlo, el hombre hizo eso, por primera vez en 38 años !!! Se imagina? ha visto un paralitico? ha conocido alguien postrado en una silla o cama durante toda su vida? es frustante, debe tener ocasiones y momentos  terribles, no es lo normal pues somos hechos para caminar y movernos.

Luego está el hecho de que eso sucedió durante un día de reposo (un sábado), por lo que el estar llevando su lecho, llamó la atención de los sacerdotes quienes le dijeron que eso era ilegal. El ex paralítico les respondió que estaba obedeciéndole a la persona que lo había sanado, pero no pudo decirles quién era.

Más tarde Yeshua  encontró de nuevo al hombre y le advirtió “no peques más, para que no te venga alguna cosa peor”. ¿Era eso una amenaza?

¿Qué Está Sucediendo Aquí?
Con estos hechos a la vista, pareciera que con la curación en Betesda se nos quiere transmitir mucho más de lo que puede captar el ojo. La primera pista que encontramos es que el hombre ha estado paralítico durante treinta y ocho años. La única otra ocasión en que esa frase de treinta y ocho años aparece en la Biblia la encontramos en Deuteronomio 2:14 la cual describe la duración del tiempo en que los judíos permanecieron en el desierto cuando recibieron la Ley.

El paralítico en su callejón sin salida representaba a Israel en el suyo. Debido a que  estaban ciegos y eran pecadores, no podían cumplir con la Tora ( instrucciones) para ser salvos. Pero si hubieran podido cumplir con la Ley no habrían tenido necesidad de la salvación, un intermediario. Ellos necesitaban que alguien los salvara allí tal y como estaban.

Betesda significa “casa de misericordia”. E igual que el paralítico, Israel necesitaba que alguien le mostrara misericordia en su condición sin esperanza. El Señor mostró misericordia con el paralítico y le ofreció lo mismo a Israel. Ellos ni siquiera asi lo podian ver!

A pesar de que Yeshua llegó al estanque específicamente para sanar a este paralítico, el paralítico no reconoció a su sanador y no sabía con quién estaba hablando. A pesar de que Yeshua vino a la tierra específicamente para sanar a Israel (Mateo 15:24), ellos no reconocieron a su Salvador y no supieron con quién estaban hablando.

Yeshua le dijo al paralítico ya sanado que dejara de pecar para que no le sucedieran cosas peores. Él no podía haber estado hablando de manera general porque sabía que si el hombre puede dejar de pecar del todo, se puede salvar a sí mismo y no tendría necesidad de un salvador. El callejón sin salida no podía existir. Por eso es que Yeshua debe de haber tenido en mente un pecado específico.

Al tratar de cumplir la Ley en un esfuerzo para salvarse a sí mismos, los israelitas estaban dependiendo de su propia justicia, lo cual es un pecado. La intención de la Tora nunca fue el ser un medio para la salvación, sino para revelar la necesidad de un Salvador.  Yeshua le estaba diciendo a Israel que dejara de estar cometiendo el pecado de la auto justificación para que algo peor no les sucediera. Y les sucedió. Durante el tiempo del Señor en la tierra, Israel estaba subordinado a Roma, pero aun existía como nación. Treinta y ocho años después de la crucifixión Jerusalén fue destruida y poco tiempo después, Israel dejaría de existir del todo como nación.

Entonces, pareciera que este paralítico fue escogido para enviarle un mensaje a Israel, uniéndose al Señor al ser actor en una parábola. Pero también el Señor y el paralítico nos estaban enviando un mensaje a nosotros. Porque ¿cuántos de nosotros no hemos afirmado ser nuestros propios salvadores? ¿Cuántos de nosotros no nos hemos enorgullecido de nuestra auto-justificación?

Cada uno de nosotros está en el mismo callejón sin salida como el paralítico, inútiles para salvarnos a nosotros mismos y desesperadamente perdidos. Estamos destinados a llevar nuestros pecados hasta la tumba a menos que Dios nos extienda Su misericordia. Y así, al encontrarnos aquí en el mismo lugar en que estamos y conociendo nuestra condición, Él nos pregunta, como al paralítico, “¿Quieres ser sanado?” Selah.

Lea tambien :

El Hijo del hombre es Señor aun del sábado ( parte III)

El Hijo del hombre es Señor aun del sábado (I)

About Anni Orekh

Anni Orekh (which translated from Hebrew means: I m an editor (Publisher) it is the online pen-name of author and Managing Director of MD Enterprises.

Discussion

One thought on “El Hijo del hombre es Señor aun del sábado (II)

  1. Excelente su comentario especialmente, sobre el paralitico de Betesda, realmente muy ilustrativo su explicacion a la luz de la palabra, o sea de la escritura.
    Gracias por el aporte y su brillantez espiritual de tal manera que ilumina otras mentes en las verdades del Dios altisimo; y que esa verdad llegue a cubrir el mundo en su totalidad, mis deseos mas sinceros y posibles.

    Me gustaria hacer algunos pedidos desus libros, pero en español, si es posible porfavor notifiqueme, de esa manera hacer pedidos para todo el grupo con quien comparto. mil gracias.

    Posted by vicente | April 9, 2011, 11:08 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Archives

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 111 other followers

Categories

Blog Stats

  • 683,827 hits

Sefardi Tree

%d bloggers like this: